El Parque de María Luisa de Sevilla

Parque de María Luisa Sevilla

El Parque de María Luisa de Sevilla es uno de los pulmones verde de la ciudad, además, de ser Bien de Interés Cultural.

Este fue declarado BIC en el año 1983, en la categoría de Jardín Histórico. Este parque se lo debemos a la Infanta María Luisa de Borbón que en el año 1893 dona parte de los jardines del Palacio de San Telmo a la ciudad.

Forestier elaboró un anteproyecto que fue presentado en enero de 1911, que posteriormente fue aprobado en abril del mismo año. El parque abrió sus puertas al público en el 18 de abril de 1914, conformando desde entonces hasta el año 1973 el parque por excelencia de la ciudad hasta que se inaugura el Parque de los Príncipes.

A raíz de la Exposición Iberoamericana del 29, el parque dio un gran cambio, ya que se sumarían grandes glorietas, plazas…

¿Qué podréis ver en el Parque de María Luisa?

La Plaza de España

Diseñada por el famoso arquitecto Aníbal González, al que se le realizó una glorieta en su honor justamente frente a la plaza.

El Monte Gurugú

Este monte forma parte de los antiguos jardines que formaban parte del Palacio de San Telmo, este fue diseñado por el jardinero francés André Lecolant.

Pabellones de la Exposición Iberoamericana del 29

-Telefónica.

-Renacimiento (Museo Arqueológico).

-Mudéjar (Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla).

-Pabellón de la Prensa.

-Entre otros.

Glorietas del parque

-Goya.

-Bécquer.

-Luca de Tena.

-Hermanos Machado.

-De los leones.

-Entre otras.

Además, encontraréis el pabellón de Alfonso XII y la Isleta de los patos, la fuente de las ranas, estanque de los lotos… como diversas figuras y una vegetación frondosa donde pasear alejado de la calor.

El Parque de María Luisa de Sevilla es una de las opciones que no debes perderte en tu visita a Sevilla, sin duda un lugar con mucha historia.

Comparte este post

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on email

También te puede interesar...

Abrir chat
1
Hola! Soy Macarena, ¿te puedo ayudar?